Líquen

Líquen es un fantástico ejemplo que ilustra la simbiosis entre un alga y un hongo. Se trata de una relación de beneficio mutuo, donde tanto el alga como el hongo salen beneficiados.

¿Cómo ayuda el hongo al alga?

Por un lado el hongo abraza al alga, dándole estructura y permitiéndole crecer fuera del agua colonizando así superficies como troncos o piedras. El hongo pone a disposición del alga su red de micelio que suministra los nutrientes inorgánicos necesarios al alga para que pueda hacer la fotosíntesis y producir materia orgánica.

A su vez, ¿qué hace el alga por el hongo?

Es bien sabido que los hongos son heterótrofos, incapaces de hacer la fotosíntesis. Por ello, generosamente, el alga, tras hacer la fotosíntesis, reparte cierta cantidad de la materia orgánica producida, con el hongo. “Van a medias”, siguen el principio de: “yo te ayudo y tu me ayudas”.

Seguro que los reconoces tapizando árboles, ramas, piedras o fachadas.

1_27_Evernpru (1)
Evernia prunasti
DSC_0020 - copia1
Xanthoria parietina

No cabe duda de que la asociación de un hongo y un alga para formar un líquen es una alianza muy sólida y perdurable en el tiempo y un ejemplo maravilloso de adaptación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s